El Mexicano Perfecto

HOY JOVEN, MAÑANA ADULTO

por Armando López Muñoz

 

El objetivo del texto para la pieza “El mexicano perfecto” es construir un discurso que oscile entre el paternalismo socio-político y la velada coerción, disfrazada de sentido común y tolerancia democrática. Envuelto en un tono amoroso y chantajista se elabora como una pieza de propaganda política cuyo objetivo es coaccionar mediante la idea de castigo y ostracismo social cualquier actividad política de los jóvenes universitarios en la segunda mitad del siglo XX.

 

A partir de la noción de “carisma” y los mecanismos deseducción política de Theodor W. Adorno que implica una sutil sexualización del lenguaje y explorar la pasividad de los escuchas, se retoma el tono y algunos conceptos parafraseados de la Epístola nupcial de Melchor Ocampo. No solo en el concepto de mujer que se maneja a lo largo del texto, sino también, en el tono en que se dirige al joven protagonista y la comparación entre el comunismo y la perversión sexual. De igual forma, la objetivización quecon sus miradas realiza “Don Virgilio” de la joven estudiante -personaje que representa la mano dura, pero amorosa, del gobierno que puede llegar a ser “tolerante hasta excesos criticables”- también refuerza esta exploración.

 

Cabe destacar, que la vigilancia del cuerpo sexual y su control se da desde el paternalismo autoritario tanto en el joven como en la chica –la idea es reducir a la pasividad cualquier intento de auto determinación humana así como las acciones incluso íntimas. “El dueño del cuerpo individual y social es el estado. Además el estado es el único autorizado y con el conocimiento para producir dolor y placer en dichocuerpo, para lograr un tejido social en el que las conductas diseñadas para los nuevos ciudadanos se acepten con voluntad sumisa y acrítica.

 

De la misma forma, se retoman algunas ideas generales expuestas en la filosofía política de Antonio Caso en donde se busca encontrar una tercera opción entre el capitalismo conservador de vocación fascista y al autoritarismo comunista que en su control y proyección de las políticas estatales deja en segundo plano la libertad/dignidad humana en aras de lasociedad como bien mayor. En este planteamiento encontramos las alarmas a no aceptar formas de gobierno que prometen paz y bienestar a costa de reducir al ser humano a un engrane biológico, como podría serlo una hormiga en un perfecto y pacífico hormiguero.

 

También se incluyen referencias en tono y discurso al texto “El laberinto de la soledad” que obedeciendo a una ontología de la mexicanidad se convierte más en un texto de contenido prescriptivo, esencialista y dogmático (que sede ante la noción romántica decimonónica del “espíritu de los pueblos”)dictaminando axiomas de saber ético/moral, en lugar de apostar por un acercamiento a la identidad como un constructor histórico/social.

 

Por último, se utilizaron como inspiración general dos textos “clásicos” de la normatividad social y la higiene sexual: “El manual de urbanidad y buenas maneras” de Manuel Antonio Carreño y “El libro del Joven” del Doctor Carnot. Ambos textos son discursos perversos que pretenden ordenar y controlar la vida social e íntima de las personas dentro de una sociedad.

 

 

​​

INTRODUCCION A LOS PRINCIPIOS BASICOS DE INTELIGENCIA Y LA ELABORACION DE EXPEDIENTES

por Armando López Muñoz

 

El texto generado para el corto “Introducción a los principios básicos de inteligencia y la elaboración de expedientes” tiene como inspiración directa los manuales de contrainsurgencia elaborados por “La escuela de la Américas” (“School of Americas”, actualmente “Western Hemisphere Institute forSecurity Cooperation”) en el marco de la Operación Condor, y la Guerra fría. Así mismo, el concepto regulador que se explora en el texto es el de “La banalidad del mal” propuesto por Hannah Arendt a propósito del juicio de Adolf Eichmann en 1961.

 

La escuela de las Américas es una institución estadounidense que tiene por principal objetivo capacitar a las fuerzas militares y policíacas de los países latinoamericanos en prácticas como la tortura, el asesinato, la guerra psicológica, inteligencia militar y diversas estrategias de control civil como parte de una estrategia de represión social y control político de la región. En lo referente a lre presión social se enseñó y promovió la persecución de simpatizantes a huelgas, sindicatos o ideas de corte anticapitalista, así como de todo aquel que se mostrara crítico a los gobiernos.

 

En cuánto al tono de la pieza, la decisión de utilizar una voz y un texto burocrático y tedioso se tomó teniendo en cuenta los comentarios de Arendt en torno al juicio de Eichmann, en los cuales comenta que Eichmann lejos de ser un monstruo solo es un funcionario haciendo su trabajo. Arendt lo describe como un hombre normal, trabajador responsable dentro de una maquinaria y burocracia de exterminio.También describe a Eichmann como un tipo de criminal que gracias a las condiciones que establece el poder burocrático nazi y la obediencia “burocrática” que este mismo sistema (o para el caso cualquier estado moderno) impone, no reflexiona sobre los crímenes que está cometiendo o en los que está colaborando. Este nuevo tipo de criminal, en una sociedad donde el mal se ha banalizado, no entiende que está obrando mal moralmente, solo obedece, y eso lo hace cumplir con su deber: ser un buen burócrata del estado.

 

De esta forma, entendemos que los manuales escritos por la Escuela de las Américas, comparten –quizá por casualidad, un tono altamente burocrático y técnico en la descripción de las acciones y labores en las que a los estudiantes se están capacitando. Por otro lado, también es evidente en los manuales que se utilizaron como referencia, el tipo de instrucción coherente con la idea de “racionalización del trabajo” al modo de producción sistematizada-estandarizada propia de la era industrial; de la misma forma que el obrero es alienado del producto de su trabajo, podemos advertir, que el burócrata o funcionario es alienado del producto moral o el resultado criminal de sus acciones.

 

Por lo anterior expuesto, resultó obligatorio que el video “El espiado” estuviera empapado en ese estilo técnico-burocrático, denso e incluso tedioso, con el objetivo de hacer un retrato muy cercano a esos materiales originales, pero al mismo tiempo poder evidenciar los mecanismos retóricos y psicológicos que manejaban. Detrás del tedio burocrático y técnico se esconde toda la violencia del estado. Deshumaniza por igual, aunque en formas muy distintas, al oprimido (acosándolo, observándolo, conociéndolo y controlando) y a su propio brazo armado (reduciéndolo a mero engrane sin capacidad de elección, juicio moral ni reflexión).

 

Por otro último, no hay que olvidar que las capacitaciones “técnicas” que impartía la Escuela de las Américas, en algunos casos eran recibidas por policías o soldados de baja o muy baja escolaridad convirtiendo la redacción de informes y producción de inteligencia en una actividad más brutal, absurda y aleatoria, de lo que ya de por sí la paranoia al comunismo podría producir. Muchas de las fichas de perfil psicológico incluidas en los expedientes o los expedientes mismos resultaban un trabajo de concienzuda recopilación de información, pero de terrible análisis. Bajo esas condiciones y con declaración obtenidas bajo tortura es fácil imaginar que muchos expedientes registran las paranoias y prejuicios de los elaboradores en lugar de hacer un retrato realista de los sujetos investigados.

 © 2019 Fundación Márquez

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Vimeo Icon